LA MADUREZ EN EL VINO Y EN LA VIDA (PARTE II)

Es asombroso cómo el vino se parece a nosotros. Dijo Víctor Hugo, “Dios hizo el agua, el hombre hace el vino” Tal vez por eso es tan parecido a nosotros.

 Con el tiempo, la gente se hace más flexible. Haciendo excepción de algunos “mayorcitos” tercos, gracias a la mayor experiencia podemos entender que cada encrucijada puede tener varias salidas válidas. En otras palabras, nos hacemos menos dogmática.

 Pero también se hace menos vivaz: la experiencia nos hace ganar en complejidad, por lo que hay la tendencia a reaccionar menos rápidamente, a que queramos asegurarnos antes de actuar.

De la misma forma, el vino con el tiempo se vuelve más suave, más amable: los taninos evolucionan, lo que lo hace menos duro. Los taninos secan la boca, hacen que la lengua se pegue al paladar, encogen las mucosas y crean una sensación de amargura. Por eso con el tiempo, el vino se hace menos amargo.

 Pero el vino se convierte en menos vivo también, porque la sensación de acidez disminuye en un vino evolucionado. Sus aromas se transforman: la frescura de frutas y flores dejan espacio sin desaparecer, a los llamados aromas terciarios originados durante la maduración en barrica y en botella. Aparecen notas de cuero, sotobosque, humus, setas … Si el vino envejece bien, la paleta de aromas se hace más variada y compleja.

 Pero hay que tener cuidado pues un vino viejo es frágil, sus aromas evolucionan rápidamente en la copa. En contacto con el aire, el bouquet de un vino evolucionado pierde sus notas más volátiles, revelando aromas que hacía apenas unos pocos minutos no se detectaban.

…Y entonces sucede que un día, el vino se convierte en un vino viejo…, demasiado viejo. Incluso sin que desarrolle defectos, existe un umbral, el descenso, más allá del cual pierde su capacidad de expresarse. Se hace “plano”.

 Bueno, no sé si nuestros “ancianos” experimentan el descenso como el vino, y con el tiempo pierden capacidad de expresarse. Prefiero no pensar en eso. Pero por si las dudas, mejor no desperdiciemos el tiempo y aprovechémoslo al máximo, viviendo a plenitud esta aventura espléndida que es la vida!

 Salud!!  🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s