Viejo Mundo (Alsacia, Borgoña) vs. Nuevo Mundo (Napa)

Es común encontrar ensayos que se refieren a la diferenciación entre los vinos del Viejo Mundo y los del Nuevo Mundo. Se dice que los primeros son más sutiles, redondos, equilibrados. Por su parte los del Nuevo Mundo, por estar las uvas originarias más expuestas a los rayos solares, maduran más y por tanto los vinos son más afrutados y alcohólicos.

Después de sendas visitas a los dos “mundos”, el autor ha podido observar entre ambos, similitudes y diferencias que saltan a la vista. La visita al Viejo Mundo incluyó a Alsacia y Borgoña, mientras que la del Nuevo Mundo se centró en el valle de Napa, en California, Estados Unidos.

Debo aclarar que los conceptos que cito en este artículo no pretenden de ninguna manera constituir generalizaciones aplicables a la región visitada, y mucho menos a los llamados respectivamente Viejo y Nuevo Mundo. Sólo se mencionan de manera comparativa, únicamente para resaltar características observadas en uno y otro caso.

Las tres regiones constituyen excelentes destinos para visitar, con paisajes, gastronomía y vinos formidables. Son regiones rurales, dominantemente dedicadas al cultivo de la uva y la producción de vinos. En todos ellos los viñedos llegan hasta el límite urbano de los pueblos, comenzando literalmente “del otro lado de la calle”..

Sin embargo, las diferencias abundan.

En primer lugar la cultura. En el Viejo Mundo la actividad vinícola es una tradición de siglos, con los dueños actuales dedicados e integrados a las labores de viñedo y bodega. Como ejemplos, podemos citar la familia Black en Kientzheim, Alsacia, y la familia Gros en Vosne-Romanée, Borgoña. Por su parte en Napa coexisten el mismo tipo de dueños integrados con su actividad vinícola, con bodegas consideradas por sus acaudalados propietarios como sitios de veraneo, o un hobby al cual han volcado grandes sumas de dinero, producto de su actividad económica en otras partes del país o del exterior. No me quedó claro el beneficio económico de las inversiones en tal tipo de bodegas, pues la magnitud de la producción no es mucha para la inversión realizada. Es posible que cuenten con ventajas fiscales que mejoren la estructura económica del negocio, las cuales desconozco y escapan al alcance de este artículo. En Alsacia y Borgoña las inversiones están realizadas desde hace tiempo y crecer no es posible, por lo que la economía del negocio es más de costos y calidad del producto.

Llama la atención en Napa las frecuentes menciones de eventos de cata realizados, comparando sus vinos y los del Viejo Mundo, con excelentes resultados por cierto para los americanos. La afición por este tipo de eventos puede obedecer a la intensa competitividad que caracteriza a la cultura norteamericana, o a una estrategia para lograr reconocimiento en el mundo internacional del vino.

La diferencia de edad se hace evidente en la arquitectura. En las regiones europeas, las construcciones, o son muy antiguas, hechas de piedra, o son reconstrucciones, resultado de la destrucción en las dos guerras mundiales del siglo pasado. Pueblos como Eguisheim o Riquewihr ambos en Alsacia, pudieron sobrevivir casi ilesos a los destrozos de las guerras, y hoy son verdaderas joyas de siglos pasados, que son un gusto de visitar. En Napa, las construcciones son modernas, con sus excepciones por supuesto.

 

 

 

 

 

 

 

La cultura se refleja también en la gastronomía: En las regiones europeas es copiosa la oferta de comida autóctona, modelo para la imitación en todo el mundo. En Napa es más una cocina principalmente dedicada a adaptar los estilos y platos del viejo continente al gusto local , eso sí, procurando y logrando altos estándares de calidad.

Otro aspecto notorio es el uso de la tecnología en las actividades vitivinícolas. Siendo los desarrollos de Napa recientes y con un fuerte respaldo financiero, las técnicas utilizadas son novedosas. Dos ejemplos en este sentido son la utilizacion de tanques de fermentación móviles para automatizar su llenado y vaciado, y el monitoreo de la humedad de los viñedos individuales mediante aero-fotogrametría a fin de orientar el riego (automático) hacia las secciones sembradas que más lo requieran. Sin embargo debe acotarse que en Napa tal derroche tecnológico convive con una creciente vocación hacia la biodinámica y la protección del medio ambiente.

 

Por último, una nota turística. Visitar Napa es costoso. Se trata de un turismo de alto nivel, diseñado para atraer visitantes de buen nivel económico. En Europa se puede comer y beber muy bien, a un costo menor. Pero en ambos casos la experiencia bien vale la pena.

Así que a animarse y poner en sus agendas alguna visita eno-gastronómica, ya sea al Viejo o al Nuevo Mundo. Será una experiencia que no olvidarán.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s