LA MADUREZ EN EL VINO Y EN LA VIDA

Tarea08

En el vino el carácter aromático primario, es decir los aromas característicos de las uvas originarias, se atenúa progresivamente con la guarda tanto en barrica como en botella. Con los años de conservación, los aromas primarios desaparecen casi en su totalidad para dar paso al bouquet, así llamados los aromas que adquiere el vino durante su envejecimiento.

 Similarmente en la vida, el ímpetu juvenil, la frescura, las ganas, los anhelos, el optimismo, tienden a atenuarse con la edad madura.

Sin embargo, esta es una visión arcaica y estereotipada, que en el caso del vino corresponde a los métodos tradicionales de elaboración. El avance de las técnicas de vinificación ha permitido que los vinos sigan conservando su aroma primario cuando llegan a la edad madura, cuando desarrollan el bouquet como resultado de la guarda.

Saber envejecer es conservar en el tiempo las virtudes de la juventud, a la par de desarrollar otras nuevas producto de la madurez. En el vino ocurre diversificación e intensificación de los olores, mediante la adquisición de componentes nuevos y la transformación de otros, sin que los aromas primarios desaparezcan. En otras palabras, el vino se enriquece con la guarda, ampliando su paleta de aromas. De forma similar, una persona positiva  se enriquece con la madurez, haciéndose más interesante y mejorando su perspectiva y actitud hacia la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s